23 ene. 2011

Una historia de amor que no pudo ser


Como cada mañana de domingo, ella se dirige al cementerio de la ciudad llevando una rosa para dejarla en una gris tumba de mármol. Su historia es triste pero vale la pena conocerla.
Nancy y David estaban cursando su último año de secundario, los dos rondaban los 17 años. Se conocían muy poco ya que eran de cursos distintos y casi no se se habían hablado.
Cada tarde, a la salida del colegio, a pocos metros del lugar ambos esperaban el autobús que los llevara de regreso a su hogar. David la veía como a la chica mas bella del colegio y siempre esperó una oportunidad para poder acercársele y hablar.
Ese día, la demora del autobús era mas larga de lo habitual, entonces David se le acercó para hacerle una pregunta con respecto al transporte que no llegaba, Nancy le contestó sin demasiado interés, pero David era muy simpático y sabía como hablarle a una chica que le interesaba. Ella empezó a sentirse a gusto con ese chico y le gustaba las cosas que le decía. Las palabras brotaban naturalmente y era evidente que ambos empezaban a congeniar.
El autobús no llegaba, pasaron los minutos y  ambos seguían conversando de buena gana. Entonces él se ofreció a acompañarla caminando hasta cerca de su casa, aprovechando la hermosa tarde primaveral. Fue en ese camino que David la tomó suavemente del hombro y la besó largamente floreciendo un amor de ensueños.
Los días de colegio continuarían con ellos dos como novios, cada tarde regresaban juntos caminando a su hogar, él la acompañaba hasta pocos metros de llegar y luego se despedían. 
Terminó la época colegial pero el noviazgo perduró. David conoció a la familia de ella y Nancy también a la de él. El amor entre ambos crecía con cada día que pasaba.
Cuando David la iba a visitar a su casa, se sentaban por las noches en un árbol seco que estaba tirado en el parque de la casa, miraban las estrellas, pedían deseos, pero sabían que habían encontrado lo mas importante: el amor con quien compartirían toda su vida.
Pasaron dos años, se veían cada día y empezaron a soñar con casarse y tener hijos. David estudiaba de día pero pensaba que tenía que trabajar inmediatamente para juntar dinero y poder hacer real el sueño que tenían con Nancy. Entonces surgió una oportunidad de un trabajo nocturno como empleado de seguridad en una empresa de la ciudad. Podría estudiar durante el día y por las noches hacer las guardias de seguridad en la empresa. Para dormir habría tiempo mas adelante, ahora apremiaba juntar dinero para darle forma al sueño del casamiento.
Un mes después de haber empezado su trabajo, David estaba en una noche de guardia, cuando un grupo de ladrones irrumpieron en la empresa, estaban fuertemente armados, hicieron a golpes que David y otro guardia se tiraran al suelo, los ataron y se dispusieron a vaciar lo que se encontraba en el lugar. Después de unos minutos emprendían la retirada, cuando se estaban yendo, uno de los maleantes se volvió hacia David y su compañero, los hizo parar , fijó la vista en David, levantó el arma que llevaba, le apuntó directamente a la cabeza y jaló del gatillo, inmediatamente el cuerpo de David se desplomó sin vida contra el piso. Sólo tenía 19 años.
Con el correr de los meses y el testimonio del otro guardia pudieron detener a los ladrones y al asesino de David, pero nada de eso iba a reparar el dolor de quien lo amaba.
Pasaron 20 años de ese triste acontecimiento, Nancy visita cada domingo la tumba de su amado en el cementerio de la ciudad, le deja una rosa con los ojos llenos de lágrimas y se va . Ella no volvió a tener una pareja, se quedó sola con el recuerdo de esa historia de amor que no pudo ser. 

2 Comentarios:

Lola dijo...

Triste y hermosa a la vez, me ha encantado leerla. Gracias por compartir

Guille dijo...

Hola Lola, agradezco mucho tu comentario y me alegra que te haya gustado leerla.
Saludos.
Guille.
http://guille-unlugarenelmundo.blogspot.com/

Publicar un comentario

OBRAS RECIENTES

Blogger TemplatesRecent Posts Widget for Blogger
Planeta de Escritores 2010

Planeta de Escritores 2010