9 nov. 2010

CON ESTA POESÍA DE MIGUEL HERNÁNDEZ ME DESPIDO POR UN TIEMPO...(Gracias por compartir arte, corazón y alma)



Las desiertas abarcas

Miguel Hernández

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.
Y encontraban los días,
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.

Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

3 Comentarios:

Lola dijo...

Gracias a ti Corazón verde, por haber sabido adornar nuestras vidas. Espero que vuelvas y que no sea muy tarde. Un beso

Susana dijo...

Descorchamos el champán
celebramos tu partida,
no llorarán por ti nuestros ojos
ni te mereces ser despedida.
Adiós con el cola cao vete
tus palabras eran heridas,
abarcaste todo el foro
era tanta tu codicia.
Adiós corazón adiós
Para nosotros ¡qué gran día!


PD- Has hecho mucho daño con tus mentiras y difamaciones.

Corazón verde dijo...

Gracias Lola, volveré cuando solucione un problema que me urge solucionar. Muchas gracias un abrazo.

Publicar un comentario

OBRAS RECIENTES

Blogger TemplatesRecent Posts Widget for Blogger
Planeta de Escritores 2010

Planeta de Escritores 2010