25 nov. 2010

CARTA A UN MALTRATADOR




Te dedicaste día tras día a darme la ilusión que necesitaba, para quitármela de una hostia.
Te ofreciste a darme la luna, para de una patada bajarme de ella.
Me dabas esa serenidad, que solo la buena música es capaz de aportar, hasta que de tu boca salían palabras jamás escuchadas ni merecidas.
Encendías la pasión y el deseo en mi cuerpo, hasta que arrancabas a golpes la libertad de sentirme amada.
Acostumbraste a deleitarte comiendo mis platos, hasta que estos dieron a parar contra la pared.
Aupaste mis sueños hasta lo más alto, hasta que de un codazo me volviste a la realidad con mi cara magullada.
Te acercabas a darme ternura, para con un insulto arrancarme todo lo que mi corazón sentía.
Te consagraste a mantener la sonrisa en mi cara, hasta que tuve que maquillarla para que el morado que la vestía no fuera visible.
Cada día me traías flores en compensación por los gritos y los golpes… siempre entendía tus razones, hasta que volvías a la carga.
Apagaste mi voz, hasta el extremo de ni siquiera ser capaz de escucharme a mí misma.
Encerraste mi ansia de vivir, en un cajón con doce llaves, del que prometías sacar cada mañana cuando volvieras de trabajar y lo único que ocurría era que añadías un nuevo cerrojo.
Prometiste darme un remanso de paz, hasta que un triste día lo conseguiste.
Ahora siento serenidad, ahora no tengo miedo cuando duermo, ahora soy yo misma y aunque me queda muy poca fuerza para seguir adelante porque tu maltrato la fue diluyendo con el tiempo. Iré alimentándola con sueños e ilusiones que ahora no están a tu alcance………………

0 Comentarios:

Publicar un comentario

OBRAS RECIENTES

Blogger TemplatesRecent Posts Widget for Blogger
Planeta de Escritores 2010

Planeta de Escritores 2010